7 Maneras de Hacer más Liviano y Entretenido tu Crecimiento Personal

Publicado

7 Maneras de Hacer más Liviano y Entretenido tu Crecimiento Personal

Aunque al principio pareciera que no, la verdad es que el camino del crecimiento personal es un camino de largo aliento.  Al comienzo, puede que sientas que hay un sólo tema que quieres resolver y con eso estarás satisfecho/a :  “Creo que si tuviera una mayor autoestima, podría hacer todo lo que quiero en mi vida” podrías pensar.  Luego, después de haber realizado un trabajo personal, llega el momento que cumples tu primera meta y te das cuenta que ahora puedes hacer mucho más que lo que habías pensado inicialmente.  Comienzas a vislumbrar otras posibilidades: la de potenciar tus relaciones, obtener un mejor trabajo e ir detrás de ese tan anhelado sueño de vida.  Y entonces decides que quieres tomar un nuevo paso en tu crecimiento para adquirir las nuevas herramientas que precisarás para lograr esos sueños.  Una vez que tomas ese nuevo paso, aparecen nuevas oportunidades y luego un nuevo paso y más oportunidades, y de repente te encuentras en un apasionante círculo virtuoso.

 

¡Excelente!

 

El tema es que algunas veces nos metemos tan de lleno en este trabajo que nos ponemos extremistas, rígidos, y comenzamos a sentir que lo único que  importa es el crecimiento personal.  Ejemplos de esto pueden ser: ocupar absolutamente todo el tiempo libre que tenemos en nuestro trabajo interno, o sentir que deberíamos estar creciendo más de lo que estamos creciendo (“Debería estar avanzando más rápido!!”).  Las cosas comienzan a tornarse graves y simplemente nos olvidamos de un factor fundamental de este proceso: El crecimiento personal siempre debe ser algo que nos apasione y nos motive.  Nunca debe generar estrés, mal estar, o problemas con el entorno.

 

 

 

7 Formas de Incorporar la Liviandad a tu Trabajo Personal

 

Entonces, si estas trabajando para ser feliz, y no te sientes así, es momento de hacer un cambio.  ¡Tomate un momento para pensar cómo puedes sacarte ese estrés incorporando un poquito de liviandad a tu rutina semanal.  El objetivo es relajarse, ser un poco más flexible, y disfrutar más.  Aunque deben haber muchas maneras de hacerlo, aquí te ofrecemos 7 sugerencias para empezar:

1)  Juega:  Hay miles de juegos que puedes crear para hacer más liviano tu entorno.  Ejemplo:  ¡El objetivo del juego es recolectar sonrisas!  Por cada sonrisa que logras provocar, ganas un punto…o mil… o un M&M… da igual.   ¡El punto es disfrutar de cada sonrisa que logras captar!

Otro ejemplo:  Elige 5 palabras inspiradoras que debas decir en cada conversación que tengas.  O mejor, que debas provocar que diga cada persona con quien tengas un conversación.  Si las dice todas, le regalas un cumplido o una goma de mascar.  Si no, a volver a intentar con otra persona ;).

Cualquier juego que logres imaginar, seguro que entretención y liviandad te traerán.

 

 2)  Canta:  toma tu canción favorita y cámbiale las letras para que refleje tu estado actual y cántala.  Si te hace reír por la letra o por tu linda voz al cantarla, lograste el objetivo.

 

3)  Comparte tus avances y logros:  puede ser con tu familia o amigos; puede ser en un momento específico de la semana o cuando tengas un ratito para postear en Facebook.  Muchos te felicitarán y otros te darán buenos consejos sobre cómo continuar.  Como sea, recibirás mucha “buena onda” que te animará y restaurará.

 

4)  Entrégate un premio:  ¿Sientes que hiciste algo esta semana del cual estas muy orgulloso/a?  Celébralo.  Cómprate ese juego de PlayStation nuevo, o hazte ese masaje que tienes en vista hace semanas.  ¡Estas avanzando y mereces darte un momento para celebrar!

 

5)  Escríbete notas de aliento:  una notita en el refrigerador que dice lo estupendo/a que te ves hoy, otra notita bajo tu zapatilla indicando que se viene el mejor trote de tu vida.  Estas notitas inspiradoras harán que mires de otro punto de vista tu desafío del día y disminuirán un poco la gravedad del asunto.

 

6)  Tomate un descanso:  Si! No todo lo que haces tiene que relacionarse con tu crecimiento personal.  Toma un paseo por el parque o disfruta una salida con los amigos.  Al final, apreciar las cosas simples de la vida es algo que siempre tiene una relación cercana a nuestro crecimiento interior.

 

7)  Sonríe: Así de simple.  Sonríe en la mañana al despertar.  Sonríe en la ducha.  Sonríele a personas desconocidas en la calle.  Sonríele al portero.  A tus compañeros de trabajo.  Al perro.

El acto de sonreír nos hace sentir bien físicamente, y el recibir sonrisas de otros… ¡nos hace sentir mucho mejor!

 

 

Crecer como persona es sumamente importante y el camino por el cual avanzamos para crecer es interesantísimo pero, si no estamos disfrutando, o si lo estamos pasando mal, ¿de que sirve?  Nunca olvides que lo más importante al recorrer este camino es que estés bien, tranquilo/a, energizado/a, amándote a ti mismo/a, y feliz.

 

¿Qué otras ideas puedes sugerir para que nuestro trabajo personal sea entretenido, motivador y apasionante?  ¡Comparte con nosotros en los comentarios abajo!

Dejar Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *