"Se el cambio que quieres ver en el mundo."

- Mohandas Gandhi

La Ligereza

Publicado

La Ligereza

Me levanto por la mañana y me meto a la ducha. El agua sale caliente durante el primer minuto. Luego, sale helada. ¡Se acabó el gas! Aughh!!! Estoy mojada, con frío, y ya es muy tarde para llamar para pedir otro gas. Me debo ir a trabajar. Me voy con frío y ofuscada por la maldita ducha…

 

Al bajarme del auto, piso una gran bomba fétida que algún perro dejó atrás para mejorar mi día. Me enrabio, intento limpiarme la gracia en el cemento, el pasto, donde sea. Estoy roja de enojo y siento el ceño fruncido.

 

Entro a la oficina. Caras largas. Me siento en mi escritorio y intuyo que un dolor de cabeza amenaza con terminar por arruinar mi día.

 

Qué gran día…

 
 

* * *

 
 

¿Por qué nos hacemos esto? ¿Por qué elegimos tener vidas difíciles cuando las cosas pueden ser absolutamente diferentes?

 

Veamos el mismo ejemplo anterior, pero desde otro punto de vista:

 

Me levanto por la mañana y me meto a la ducha. El agua sale caliente durante el primer minuto. Luego, sale helada. ¡Se acabó el gas! Estoy mojada, con frío, y ya es muy tarde para llamar para pedir otro gas. Me debo ir a trabajar. Decido terminar la ducha con tranquilidad: total, el agua fría sin duda me despierta y, además, leí por ahí que energiza el sistema inmunológico…

 

Al bajarme del auto, piso una gran bomba fétida que algún perro dejó atrás. Mi primera reacción es ¡Guácala! Pero dicen que pisar mierda da buena suerte… Me limpio lo que más puedo, y decido que llegaré a la oficina a limpiarme bien los zapatos…

 

Entro a la oficina. Saludo a todos y les cuento que empecé tremendamente bien el día: Me bañé con agua helada, pisé caca al llegar, ¿qué otras sorpresas traerá el día? Mis compañeros de oficina se ríen, y uno me dice que quizás me gane el loto. Nos reímos de buena gana y me dirijo al baño, donde limpio los restos de lo que queda de mi “buena suerte” del zapato…

 

La verdad es que todos los sucesos del día -sean absurdos, como los ejemplos anteriores, o más significativos, como relaciones humanas o temas personales- serán definidos según el lente por el cual decidas mirarlos. Y la vida entera cobra otro sentido cuando decides mirarlos por el lente del humor y la ligereza. Cuando te das cuenta que un simple cambio de mentalidad permite que seas más feliz, no entiendes cómo te permitías darle tantas vueltas a temas sin importancia.
 

Es posible que estés pensando “Ah. Pero estos ejemplos son tontos. Mis problemas sí que son para estar amargado y enojado con el mundo.” Pero no. No es cierto. Lo único cierto es que tú estás decidiendo con qué lente estás viendo las circunstancias de tu vida. En toda la existencia de la humanidad, te aseguro que otra persona ha elegido ver la misma situación de una manera completamente diferente. Incluso de una manera más ligera.

 

Entonces, ¿con qué lente deseas mirar hoy?

 
 

Todos tenemos días en los cuales miramos con ambos lentes. Quisiéramos saber acerca de experiencias mirando por el lente de la ligereza. ¡Comparte aquí en la sección comentarios!

 

Leer Más

Vivir el Mejor Día Posible: Una Guía Práctica

Publicado

Vivir el Mejor Día Posible: Una Guía Práctica

¿Cuántas veces has escuchado la frase “Vive este día como si fuera el último”? Me imagino que varias. Es una frase que forma parte de nuestro inconsciente “positivo”, y que quizás en algunos momentos tiene el efecto deseado (movilizarnos); pero, para el común de los seres humanos, esta frase casi ha perdido el impacto. Personalmente, cuando escucho esta frase la comprendo a un nivel intelectual. Sé que es cierto, que éste es el momento para vivir mi vida de manera espectacular, energizada, aprovechándolo al máximo ya que puede desaparecer en un segundo… Pero lo cierto es que luego sigo con mi rutina y, a pesar de intentar bastante estar lo más presente posible, muchos momentos se me van sin haberlos vivido ‘a concho’, sin haberlos disfrutado plenamente.
 
Ahora, es importante recordar que somos seres humanos. El análisis anterior no es para sentirnos culpables ni ansiar de manera obsesiva vivir cada minuto al máximo. Además, recordemos que “al máximo” lo defines tu. Quizás para ti, vivir este preciso momento al máximo es tomarte el tiempo necesario para leer esta publicación con tranquilidad. Quizás quieras salir corriendo a tirarte en paracaídas. Quizás estés bien exactamente como estás.
Volvamos a nuestra frase inicial: Vive este día como si fuera el último. ¿Es esto posible? ¿Qué significaría para ti vivir un día como si fuera el último?
 
Bueno, ¿qué tal si hacemos un experimento?
 
Antes de que se termine este año, vamos a vivir un día como si fuera el último. Vas a vivir un día, sólo un día, lo mejor que puedas vivirlo. Es un gran desafío, pues no estamos acostumbrados a hacer esto, pero si nos mentalizamos que sólo será un día, sentiremos menos presión.
 
La idea es hacer de esto algo divertido, no estresante, por lo cual, si ya te estás sintiendo presionado/a o aburrido/a, recuerda que el objetivo de esto es que vivas el mejor y más divertido día de tu vida, lo cual es absolutamente alcanzable.
 
A continuación te entregamos guías para vivir un día como si fuera el último.

 
 
1.Elige un día. Elige el día que vivirás al máximo (antes de fin de año). Puede ser mañana. Puede ser el viernes. Puede ser cualquier día, porque este día no tiene por qué tener características especiales. No digas “mejor el fin de semana porque tengo más tiempo”. Puede ser que sea cierto, pero es importante que sepas que no condiciones para elegir este día. Cualquier día es suficientemente bueno. Esto es porque el día no se va a adecuar nunca completamente a tus necesidades. Pero tú sí puedes adecuarte siempre al día que sea. Y ese es el objetivo primordial de este experimento. Entonces, elige el día y agéndalo. Ahora (sí, ahora, anótalo y agéndalo como “El mejor día de mi vida {hasta ahora}”).
 
2.¿Qué significa vivir un día “al máximo”? Vivir un día como si fuera el último/al máximo tiene distintos significados para distintas personas. Como dije más arriba, para alguien puede significar mandarse a cambiar, para otro puede ser pasar la mayor cantidad de tiempo posible con la familia, ,para alguien puede significar tocar la guitarra un rato antes de dormir. Tú defines qué significa esto. Por esto, este siguiente paso requiere que definas qué significa para ti vivir un día como si fuera el último. Toma una hoja y un lápiz, y escribe todo lo que significaría vivir el mejor día de tu vida. Recuerda: es sólo un día, por lo tanto, no escribas viajar al otro lado del mundo (ya que el viaje en sí podría demorar por lo menos 24 horas) o subir el Kilimanjaro. Estamos hablando de un día perfecto dentro de las posibilidades actuales. Por ejemplo, si tengo un trabajo de 9 a 17 hrs, mi lista podría ser algo como lo siguiente:
 
- Acostarme temprano para despertarme sin cansancio en la mañana.
- Al despertar, abrazar a mi pareja y decirle cuánto lo amo
- Poner mi música preferida y hacer un batido de frutas para toda la familia.
- Al ducharme, estar presente en mi cuerpo y limpiar cada parte con amor.
- Enviarle un mensaje de amor a mi hija/o en su lonchera.
- Vestirme con mi mejor tenida; sentirme atractiva/o
- Saludar a todos los de mi oficina con una buena disposición.
- Tomarme con liviandad las situaciones estresantes de la oficina
- Enfrentar con calma disgustos en el trabajo.
- Etc.
 
Como ven, la lista puede ser enorme, ya que un día perfecto implica poner atención uno a uno a nuestras distintas actividades en un día y preguntarnos ¿cuál es la mejor manera que podría vivir esta situación? Te animamos a no darte por vencido/a, y si tu lista es muy larga y te sientes sobrepasado/a, pasa al siguiente punto.
 
3.Vuelve a leer tu lista. ¿Cómo se ve tu lista? ¿Te agota leerla? Si es así, puedes elegir un aspecto de tu vida en el cual quisieras concentrarte y realizar este experimento sólo en cuanto a esto (por ejemplo, vivir mi relación como si hoy fuera el último día que vivo). Esto no significa que lo demás no es importante ni que eres incapaz de hacerlo; simplemente significa que te estás dando la oportunidad de experimentar esto de la manera más cómoda y razonable para ti, lo cual significa que estás poniendo atención a lo que te está dictando tu corazón (felicitaciones!). Sea cual sea tu decisión, has descrito tu día ideal. Si le falta algo, agrégalo; eres libre de decidir lo que ‘vivir el día como si fuera el último’ significa para ti.
 
4.Comprométete y realízalo. Este desafío es algo que motiva, ya que esto que has descrito no es ningún sueño imposible: es una posibilidad absolutamente real, y tu eres el/la responsable de darle vida. Al llevarlo a cabo, no sólo vivirás el mejor día de tu vida sino que también te darás cuenta de tu capacidad de mantener un compromiso así de importante contigo mismo.
 
 

¡Preparación lista! Vive tu día como si fuera el último y descubre por ti mismo/a lo que significa realmente esta frase. Te apoyamos para que hagas de esta frase una realidad :)
 
 
Queremos saber cómo te fue con tu experimento, así que la sección comentarios está lista para recibir tus ideas y experiencias!

Leer Más

Reemplaza esas Palabras que te Limitan: ¡5 Frases que te Harán Sentir más Tranquilo y Fuerte Hoy!

Publicado

Reemplaza esas Palabras que te Limitan:  ¡5 Frases que te Harán Sentir más Tranquilo y Fuerte Hoy!

Aunque las demos por sentadas, las palabras que usamos al comunicarnos son muy poderosas. Puede sonar raro, pero la verdad es que hay palabras que por si solas tienen un peso y una emoción asociadas a ellas.  Para ver esto en acción vamos a hacer una mini prueba:  Te pido por favor decir, ahora mismo en voz alta, “¡Que día más horrible!” ¿Cómo te sientes?  ¿Sientes inconformidad? ¿Desagrado?  ¿Tiene eso que ver como verdaderamente está el día?  Aunque en realidad sea el día más maravilloso, igual estas palabras pueden cambiar tu ánimo y traerte sentimientos de malestar.

 

Hay palabras que no sólo nos hacen sentir una mala sensación sino también ayudan a que nos autoimpongamos limites.  Cosas como “No puedo ir”, “No tengo tiempo”, “Soy pésima/o para eso” son barreras invisibles que levantamos sin darnos cuenta.  Porque si analizamos bien la situación la verdad es que sí podemos ir (pero decidimos no hacerlo), tenemos tiempo (pero ese tiempo lo queremos utilizar en otra cosa), y puede que no seamos expertos en alguna cosa pero probablemente es porque no hemos querido dedicarle el tiempo necesario para serlo.

 

Claramente, no es que al cambiar estas formas de expresarnos mágicamente vamos a poder hacer lo que sentimos que no podemos, o vamos a crear más horas en el día.  Sin embargo, podemos ir avanzando en nuestra vida de manera más fluida y tranquila; sin sentirnos culpables por restricciones inexistentes, sin sentirnos mal porque no tenemos una cierta capacidad y dándonos un merecido espacio para poder crecer en el futuro.

 

Para que empecemos a ser un poquito más conscientes de estas presiones y limitaciones que nos autoimponemos y, a su vez, comencemos a ser más gentiles y respetuosos con nosotros mismos, te entregamos 5 ejemplos de frases que desde hoy mismo puedes reemplazar para liberarte de las emociones negativas que traen:

 

“Soy pésima/o para”: 

Ejemplos de esto podrían ser: “Soy pésima para cocinar”, “Soy pésimo para las matemáticas” “Tengo pésima memoria”.  ¿Es esto verdad?  ¿Es que somos pésimos o la verdad es que nunca nos hemos dado el tiempo para mejorar?  Muchas veces se trata de temas que no nos llaman la atención, y por eso mismo no nos interesa aprender más sobre ellos.  Otras veces, es simplemente que no le hemos dado prioridad. Está bien, no tenemos que ser expertos en todo y podemos aprender más cosas en el futuro, así que basta reconocerlo y dejar de lado la culpa.

¿Con que lo reemplazo?:  “La verdad es que no me llama la atención la cocina, así que nunca he aprendido a cocinar bien.  Prefiero ocupar mi tiempo en aprender (cualquier otro hobby que tengas).” ; “Nunca disfruté de las matemáticas en el colegio, y actualmente no es uno de mis fuertes.  Seguro que si me dedicara a aprender podría ser mucho mejor pero, por ahora, no me motiva hacerlo.” ; “Mi memoria no es la mejor, pero estoy comiendo pasas para mejorarla!”. Estas nuevas frases te dan la posibilidad de mejorar en el futuro, y son mucho más fieles a tu verdadera realidad.

 

“No tengo tiempo”: 

La famosa frase de H. Jackson Brown nos puede ayudar a inspirarnos para hacer un cambio aquí:  “No digas que no tienes suficiente tiempo. Tienes exactamente la misma cantidad de horas por día que tenían Helen Keller, Pasteur, Miguel Ángel, Madre Teresa, Leonardo da Vinci, Thomas Jefferson y Albert Einstein.”.   La realidad es que, no es que no tengamos tiempo, es que priorizamos otras cosas en el tiempo que tenemos y no hay porque sentirse mal por eso.

¿Con qué lo reemplazo?En vez de que te sientas agotado y estresado al decir “No tengo tiempo” que tal si comienzas a decir “Esto es importante para mi, así que estoy optando por ocupar la mayor cantidad de tiempo en él.”, o “Me doy cuenta que estoy priorizando algunas cosas que no tienen tanta importancia como yo pensaba que tenían.  Voy a revisar cómo puedo cambiar mi agenda semanal para empezar a darle prioridad a lo importante”.  Nuevamente, no es que generarás mas tiempo, pero sí comenzarás a estar mas atento/a a cómo ocupas este recurso y tendrás la oportunidad de ocuparlo de manera más sabia cada vez.

 

“No sé”:

Muchas veces ésta es nuestra primera respuesta para cualquier pregunta, incluso sin siquiera pensar si es que es verdad o no.  Algunas veces es cierto que no sabemos, pero tenemos la posibilidad de averiguar la respuesta. Otras veces sólo necesitamos un tiempo para pensar un poquito y encontrar la respuesta.  El objetivo es reemplazar esta frase con otra que nos evite sentirnos incapaces o inútiles. Para esto, podemos dar una respuesta más clara y específica.

Con que lo reemplazo?Puede ser “No sé, pero puedo intentar averiguarlo”, o “La verdad es que no tengo mayor interés en ese tema y entonces no manejo esa información” o también “Deja pensarlo un ratito y te contesto”.  Cualquiera de estas respuesta dicen la verdad, que eres una persona que está en control y que toma acción cuando es necesario.

 

“Debería hacerlo/ Tengo que”: 

“Debería ir al supermercado hoy”, “Tengo que hacerlo, se lo prometí”, “Tengo que ir al cumpleaños”, “Estoy obligada a hacerlo”, etc.  La verdad es que nadie nos obliga a nada, nosotros somos quienes decidimos.  ¿Por qué hacernos las víctimas si tenemos toda la capacidad para elegir qué va a pasar con nosotros mismos?

Con que lo reemplazo? “Quiero comer mañana, así que escojo ir al supermercado hoy”.  “Me hace feliz honrar mis compromisos, entonces lo haré yendo a este cumpleaños.”  “Este evento es parte de mi trabajo, y como quiero continuar trabajando aquí, tomo la decisión de ir.”  Al reconocer que tú has tomado la decisión de tomar una acción por una cierta razón, dejas de lado la víctima y nuevamente pasas a ser el protagonista de tu propia historia… sin ninguna carga negativa o mal sentimiento.

 

“No puedo”: 

Ejemplos de esto sería “No puedo ir ” o “No puedo hacerlo”.  Querer es poder, y si realmente quisiéramos hacerlo, probablemente lo haríamos.  Entonces dejemos de lado el sentimiento de culpabilidad.  Sólo estamos optando por otra posibilidad y eso no debería generarnos estrés por ningún motivo.

¿Con qué lo reemplazo?: Formas de ser mas honestos y abiertos serían “Agradezco la invitación pero quiero estar tranquila en casa hoy”, “La verdad es que quiero focalizar mi energía en otra tarea que tiene mayor importancia para mi y por esto opto por no hacer lo que me estás pidiendo”, “Tengo la capacidad de hacerlo, pero preferiría que otra persona tomara esta responsabilidad, ¿existe la posibilidad que sea así?”.  ¡Si! ¡Tú puedes hacer de todo, pero conscientemente decides qué es lo mejor para ti!

 

 

Esto son sólo algunas posibilidades que existen para reemplazar frases que nos están limitando.  Seguramente podrás pensar en otras que sean más naturales para ti, o que sientas que se ajusten mejor a tu realidad.  Como sea, ya tienes  la posibilidad de estar alerta a ti mismo y dejar de lado formas de hablar que no te están beneficiando.  ¡Comienza hoy a energizarte y empoderarte con tus propias palabras!

 

 

¿Tienes algunos ejemplos de palabras o frases que usas y que sientas que no son de mayor beneficio para ti?  ¿Cuáles son?  ¿Cómo las reemplazarías?  ¡Te invitamos a compartir con nosotros en los comentarios abajo!

 

 

Leer Más

Cómo Crear un Fin de Año Perfecto

Publicado

Cómo Crear un Fin de Año Perfecto

Ahhh… Fin de año. Algunos sienten un alivio tremendo, otros una ansiedad respecto a lo que se viene, otros una alegría desbordante, y otros, todo lo anterior. El fin de año trae consigo sensaciones de estar terminando una etapa y el placer de estar comenzando sobre un papel en blanco la próxima. Es una oportunidad única para recapitular y organizar para lo que vendrá.
 

Los rituales forman parte intrínseca de nuestra naturaleza humana. Nos permiten crear una sensación de que algo se está completando o se ha alcanzado un objetivo muy importante. Nos permiten tomarnos un tiempo para hacernos consciente de un tema importante para nosotros, y dedicarle atención a este tema crea nuevas oportunidades o soluciones para él. Los rituales son actos conscientes dirigidos a fortalecer nuestro compromiso, dar importancia y crear cambios en distintas áreas de nuestra vida. Es por esto que te invitamos a adoptar alguno de los siguientes rituales para que este fin de año sea uno significativo, creativo y lleno de sorpresas.
 
 
1. Escribe una meta que quieras alcanzar de acá a fin de año y HAZLO: Quizás has logrado muchas cosas durante este año, y te felicitamos por esto. Sin embargo, si realmente quieres ponerle la guinda a la torta, te recomendamos que tengas un objetivo último para este fin de año: Reconciliarte con esa persona con la cual no has hablado hace tiempo, llamar a tu abuelita, posar desnuda/o para una foto, escribir una carta al editor de una revista o diario, o escribir el primer capítulo de tu libro pueden ser algunas formas con las cuales quieras terminar este año. No sólo lograrás por fin hacer eso que has estado dejando para mañana, pero también crearás una sensación de satisfacción personal y, por qué no, estarás generando una sensación de bienestar a tu alrededor.

Leer Más

7 Maneras de Hacer más Liviano y Entretenido tu Crecimiento Personal

Publicado

7 Maneras de Hacer más Liviano y Entretenido tu Crecimiento Personal

Aunque al principio pareciera que no, la verdad es que el camino del crecimiento personal es un camino de largo aliento.  Al comienzo, puede que sientas que hay un sólo tema que quieres resolver y con eso estarás satisfecho/a :  ”Creo que si tuviera una mayor autoestima, podría hacer todo lo que quiero en mi vida” podrías pensar.  Luego, después de haber realizado un trabajo personal, llega el momento que cumples tu primera meta y te das cuenta que ahora puedes hacer mucho más que lo que habías pensado inicialmente.  Comienzas a vislumbrar otras posibilidades: la de potenciar tus relaciones, obtener un mejor trabajo e ir detrás de ese tan anhelado sueño de vida.  Y entonces decides que quieres tomar un nuevo paso en tu crecimiento para adquirir las nuevas herramientas que precisarás para lograr esos sueños.  Una vez que tomas ese nuevo paso, aparecen nuevas oportunidades y luego un nuevo paso y más oportunidades, y de repente te encuentras en un apasionante círculo virtuoso.

 

¡Excelente!

 

El tema es que algunas veces nos metemos tan de lleno en este trabajo que nos ponemos extremistas, rígidos, y comenzamos a sentir que lo único que  importa es el crecimiento personal.  Ejemplos de esto pueden ser: ocupar absolutamente todo el tiempo libre que tenemos en nuestro trabajo interno, o sentir que deberíamos estar creciendo más de lo que estamos creciendo (“Debería estar avanzando más rápido!!”).  Las cosas comienzan a tornarse graves y simplemente nos olvidamos de un factor fundamental de este proceso: El crecimiento personal siempre debe ser algo que nos apasione y nos motive.  Nunca debe generar estrés, mal estar, o problemas con el entorno.

 

 

 

7 Formas de Incorporar la Liviandad a tu Trabajo Personal

 

Entonces, si estas trabajando para ser feliz, y no te sientes así, es momento de hacer un cambio.  ¡Tomate un momento para pensar cómo puedes sacarte ese estrés incorporando un poquito de liviandad a tu rutina semanal.  El objetivo es relajarse, ser un poco más flexible, y disfrutar más.  Aunque deben haber muchas maneras de hacerlo, aquí te ofrecemos 7 sugerencias para empezar:

Leer Más